La Antoñita

100px

Cuando entramos por la puerta de la antigua jabonería de la calle Cava Baja, giramos el cuello arriba y abajo para tirar de la cuerda que alarga nuestra sonrisa de manera horizontal jugando con trazos verticales de la decoración del local.

La Antoñita es de los pocos restaurantes de Madrid en donde noche y suelo hacen el decorado de las ilusiones que se van a comer esa noche. Por un lado, suelo de cristal para caminar sobre la muralla cristiana que atraviesa el Madrid de los Austrias, y por otro lado, comenzamos una aventura en el escenario de un antiguo patio de corrala reconvertido ahora en “hotel con encanto”, aunque su nombre invita a pasar del encanto a la guerra china (Posada del Dragón). La carta está repleta de platos para compartir, una barra llena de pinchos y tapas robadas de los oscuros lugares que rodean el cristal en el que vivimos.

ant

Cava Baja es un desfile militar de locales en los que tanto para los paladares más agresivos como la insinuaciones más reservadas tiene su espacio. La Antoñita es la primera propuesta de esta zona, con sus platos castizos en torno a 30 euros y unos espacios que recorren nuestro cuerpo como un escalofrío, cuando detenemos la mirada justo en el punto que separa lo que decora nuestro sur y nuestro norte, quien se sienta enfrente. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s