Murillo Café

Murillo CaféEl eco de aquel saxo sonaba distinto en Otoño, y las piernas cruzadas de las mesas alineadas trazaban una imitación del escenario que tenían enfrente. De azul marítimo fuera, pisamos lo hidráulico mientras nos da la bienvenida un teclado de máquina de escribir dónde sentarse a tomar algo junto a la barra. Sigue leyendo

Cabaña Marconi

Cabaña MarconiPor desgracia, esa felicidad sólo se suele dar al principio, porque enseguida hace su aparición el peor enemigo de quienes tienen que atravesar el desierto de Soledad: el Aburrimiento. -La vaca que no tiene cabeza, todas las cosas aplaza-.  Sigue leyendo

Martinete

MartineteSu latido está en la barra, triunfa de puertas para dentro, y se presenta desde un silbido rojo en el centro de la Plaza Marqués de Salamanca. Martinete es un verso de París en el centro de Madrid, fiel a su tendencia francesa, el desfile de su decoración sigue cánones sencillos que, curiosamente, son el atractivo de su local. Sigue leyendo

Vinoteca Moratín

Screen shot 2013-11-23 at 20.13.55A veces, Madrid te da la oportunidad de darle la vuelta al casette, sólo para volver a experimentar la sensación del Play. ¿Y si quiero cenar en Huertas? De la misma manera que silban Oh! Sweet Nuthin las zapatillas Nike de suela negra que escalan la calle Moratín. Paramos dónde parece que se desvanecen las emociones de conocer el concepto Huertas, ya que Vinoteca Moratín cambia por completo el sentido que nos llevamos a casa de este barrio.

Sigue leyendo

Lobby Market, la expresión de mercado llevada a Gran Vía

5Ct335LkbSZriBP9o0kYj1L_NtCvGzWZluiVUpJCYmw,lketcIhwqH7MusQz8PmTtlHxafggZ9TZMlTrT3ML1_w,xQmmDU8Tnp29JbTwlEsE4hx17DRiRqbLisl0BApP_5c,zQVnQwCt3WUYg_5GBNb72a4uVST9z0B9mE1A6EdMHLM

Ha llegado a la Gran Vía como la batería de Stewart Copeland al frente de The Police, tocando la mítica So Lonely. Una apuesta de mercado llevada al mimetismo de los sentidos, en dónde el cliente olvida la ciudad dónde estará toda la vida. Lobby Market, situado en el infinito de dónde concluye una parte importante del ocio cultural de la capital, pone en el oasis de la restauración un espacio para jugar con la vista y el gusto.

Sigue leyendo

Válgame Dios

Válgame-DiosPara muchos la decoración resulte cargada, mientras que para otro está cuidada al milímetro. Su esencia radica en ofrecer la exitosa mezcla cena-copas, en donde el tono se eleva impulsado por las risas que emanan de las bocas de todos los allí presentes, ya que desde su apertura no ha dejado de llenar. Para comidas y meriendas también abre, pero es en las copas en donde apuesta su carta Válgame Dios. La mayoría de las fotografías que ansían salir de los minúsculos marcos evocan a épocas de los años 60, a la vez que la ropa de estilo “vintage”palabra a la que tanta gente se ha hecho fan en los últimos meses. Como la mayoría de los sitios que traemos en el blog, Válgame Dios también se suma a esa idea de mezclar varias cosas en un sólo local. Sigue leyendo